¿Qué es?

Aunque a la Osteopatía se la relacione fundamentalmente con problemas que afectan al aparato locomotor, lo cierto es que trata al ser humano de forma global, como un todo, devolviendo el equilibrio perturbado, mediante técnicas manuales dirigidas a los tejidos afectados, sean del sistema musculo-esquelético, visceral y nervioso.

Se trata de una terapia manual que ayuda a aliviar, corregir y recuperar lesiones musculo-esqueléticas y patologías orgánicas.

¿Cómo se aplica?

La primera sesión incluye un examen completo: anamnesis (interrogatorio),inspección de la postura, palpación de los tejidos y articulaciones, tests de movilización activos y pasivos, tests ortopédicos y neurológicos, examen radiológico y pruebas de laboratorio que pueda aportar el paciente.

El examen osteopático va a evidenciar todas las alteraciones mecánicas del aparato locomotor, del cráneo y del sistema visceral. Después  de esta evaluación global estableceremos la cadena lesional del paciente.

En la parte terapéutica el osteópata aplicará toda una serie de técnicas en función del diagnóstico osteopático previamente establecido.

La osteopatía se divide en tres ramas:

Osteopatía estructural

Dirigida al sistema musculoesquelético.
Los dolores de espalda y cuello representan el motivo más frecuente de consulta en osteopatía: cervicalgias, tortícolis, dorsalgias, lumbalgias y álgias musculares.

Está indicada también en los dolores de los miembros, tales como ciáticas, cruralgias, neuralgias cervicobraquiales, periartritis escápulo-humerales, tendinitis y de especial interés en las lesiones deportivas.

La Osteopatía puede utilizarse igualmente como una terapia preventiva que evita las recidivas e igualmente la aparición de nuevos cuadros sintomáticos.

Osteopatía visceral

Todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico, deben estar libres en su paso anatómico, lo que no siempre ocurre y que puede ser debido a adherencias, tracciones miofasciales que dificultan la normal movilidad de las vísceras.

Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

Actúa sobre los tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios...

Ciertos desequilibrios funcionales del sistema visceral encuentran en la osteopatía su solución: es el caso de trastornos como gastritis, hernia de hiato, molestias intestinales, estreñimiento, trastornos digestivos en relación con la vesícula biliar, trastornos menstruales (dismenorreas, síndrome intermenstrual y algunas otras patologías de la esfera genital).

El tratamiento visceral muy a menudo puede ser necesario para aliviar ciertos dolores del aparato locomotor: el sistema visceral proyecta a veces su sufrimiento a nivel de raquis (reflejos víscero-somáticos). (ej: dismenorrea y dolor lumbar, gastritis y dolor de cuello).

Osteopatía craneal y Terapia craneosacra

Actuando también mediante técnicas manuales, liberan y facilitan la micromovilidad del cráneo y el conjunto de la relación cráneo-sacro a través de las membranas meníngeas y el papel del líquido cefalorraquídeo. Algunas consecuencias de alteraciones posturales, traumatismos, desequilibrios musculares, etc. pueden afectar a nervios craneales, arterias, glándulas y otros tejidos, a su paso por orificios craneales o en el interior mismo.

Gracias a la osteopatía craneal se puede tratar muchas patologías de etiologías diversas como cefaleas, migrañas, vértigos, problemas oculares, de oído (acúfenos), sinusitis,rinitis, problemas la articulación temporomandibular (chasquidos, bloqueo articular).

Asociado al tratamiento ortodóntico tiene una aplicación eficaz en el tratamiento de los trastornos oclusales (clase 1, 2, 3 y de oclusión dental). Ya que un paciente con alteraciones oclusales presenta igualmente un trastorno postural asociado. Su tratamiento osteopático actúa sobre la oclusión y sobre los trastornos posibles de la deglución que el paciente pueda presentar.

Técnicas de Osteopatía

En osteopatía se utiliza una técnica específica para cada tejido del cuerpo (articulación, ligamento, músculo, víscera o sutura del cráneo).

Existen dos grandes grupos de técnicas osteopáticas:

Las técnicas estructurales: se dividen en técnicas de thrust y técnicas rítmicas de tejidos blandos:

  • Las de thrust se utilizan para corregir una disfunción somática y utiliza en su ejecución poca amplitud y alta velocidad. La combinación en estas técnicas de los parámetros menores de movimientos permite disminuir la fuerza, de forma que se evite cualquier tipo de traumatismo sobre los tejidos del paciente.
  • Las técnicas rítmicas, son aquellas fundamentalmente dirigidas a los tejidos blandos y a las articulaciones. Un ejemplo de estas técnicas son las de: estiramiento, bombeo, relajación post-isométrica, miofasciales, etc.

Las técnicas funcionales son aquellas que se aplican con el objetivo de relajar la musculatura, inhibir la tensión miofascial y se aplican no sólo a nivel músculo-esquelético sino también a nivel craneal y visceral.

Nueva Dirección

Dirección: C/ Juana de Vega Nº 8, 1º Izq
Tel: +(034) 981 27 89 37
Web: fisioterapiaanavazquez.com

Sobre nosotros

Llevamos desde 2005 aportando nuestra experiencia para lograr el bienestar y mejorar la salud de nuestros pacientes.
Nuestras prioridades son la constante evolución y el tratamiento integral de las personas que depositan diariamente su confianza en nosotros.

 

Tlf. 981 27 89 37

We speak english / On parle français

 Fisioterapia Ana Vázquez